Marcone, en la mente de Almirón

Publicado el
El mercado de invierno puede traer consigo nuevas incorporaciones como la del argentino. Tras la despedida del técnico, el jugador hablaba sobre su posible fichaje en la Unión Deportiva.

Mientras Almirón decía adiós a la afición del Lánus, antes de enfrentarse al Vélez Sarsfield,  Marcone habló al final del encuentro de la posibilidad de entrar en la Unión Deportiva Las Palmas, avalado por el técnico. El argentino podría ser el empuje que necesita el conjunto grancanario.


”Almirón nos comunicó este fin de semana que se iba a Las Palmas. Fue todo muy rápido, pero conmigo no ha hablado”, declaró el centrocampista para el medio de comunicación Tyc Sports, difundido por Cope Gran Canaria este domingo. Sin embargo, no quiso despejar ninguna duda acerca de la oportunidad dibujada para viajar a la Isla y trabajar en ella como mediocentro.


Al joven de 27 años le preocupa su futuro y trayectoria profesional: “Siempre intentaré progresar, si llega una oportunidad”, sentencia. El centrocampista tiene contrato con el Lánus. Dos años ha jugado con el equipo granate. Dos años de crecimiento como jugador le hicieron lograr entrar, junto al club, en la final de la Copa Libertadores, con una derrota ante el Gremios. Esa progresión en el verde la ha conseguido, en cierto modo, bajo la dirección del míster.


Marcone es un nombre que le (re)suena  a Sampaoli, seleccionador de Argentina, ya que ha estado en una de sus listas. Fue convocado para un partido contra Bolivia y se prevé que entre como internacional en el Mundial de Rusia 2018. Hoy, porta el cinco en el dorsal en el que más se fijan los observadores, calificado como “el suspiro” de los grandes clubes argentinos.


Ahora, es Miguel Ángel Ramírez, presidente del club canario, quien decide si incorporarlo a su lista de pendientes o utopías, en el peor de los casos. Con él, la Unión Deportiva  podría recuperar balones, tanto en ataque como en defensa. En cuestiones burocráticas, posee el pasaporte italiano por lo que entraría, por fortuna, como jugador comunitario.