Valerón, ¿por qué te vas?

Publicado el
La Unión Deportiva Las Palmas ha anunciado este miércoles la desvinculación de Juan Carlos Valerón de la entidad amarilla.

En 1974, Jeanette sacaba al mercado una canción compuesta por José Luis Perales y que se convertiría en uno de los grandes éxitos del Pop-Rock español según la revista Rolling Stone: ¿Por qué te vas?


Hoy, cuarenta y cuatro años después esa es la misma pregunta que los aficionados de la Las Palmas quieren hacer al Mago de Arguineguín.


"Juan Carlos Valerón (Arguineguín, 17 de junio de 1975) ha comunicado a la entidad su decisión de desligarse del club por motivos personales." Esto es lo que reza el comunicado por el que la Unión Deportiva Las Palmas anunciaba a sus seguidores que el Flaco se desvinculaba del club amarillo. Se concretaba así una salida que ya se había dejado entrever y que aunque la afición deseaba que no se produjera, finalmente se ha producido.


Tras abandonar los terrenos de juego Valerón se había quedado trabajando para el equipo amarillo como entrenador en su cadena de filiales y como capitán de honor, cargo con el que se convertía en una de las principales caras visibles del club.


Ahora, Las Palmas pierde no solamente a un gran exjugador con mucha experiencia que podía haber sido clave en el futuro del equipo en todos los niveles. Ni a un buen entrador en potencia. Si no más importante aún: pierde a una persona con unos valores humanos muy importantes, un referente y un ejemplo a seguir y que debería ser el estandarte de este equipo.


Esta "extraña marcha" se une a la partida de Paquito y Manolo Márquez, abandonando así el club todos los integrantes del trío con el que empezaba esta pasada temporada, y que fueron los que mejores sensaciones dieron. También se puede sumar la reciente marcha de Benito como delegado de campo. Esta "fuga de valores" está pasando prácticamente desapercibida. Y sin embargo es preocupante que personas como estas estén abandonando el club una detrás de otra.


El hasta ahora capitán de honor de Las Palmas se marcha dejando un vacío muy hondo. Era la persona dentro del club en la que más confiaba su afición, y en la que se depositaban esperanzas de futuro. Por eso no es de extrañar que la afición amarilla se pregunte: ¿Por qué te vas? ¿Cuáles son esos motivos?


Estas preguntas generan una gran incertidumbre porque, si es un tema ligado a su vida personal no hace falta saber más, pero la cosa cambia si estos motivos tienen que ver con el club.