Fallece Gilberto I, el disparo más potente de Canaria

Publicado el
En el día de hoy, 7 de agosto de 2018 fallece Gilberto Rodriguez, jugador de la Unión Deportiva Las Palmas en los años 60s.

Hoy el fútbol canario está de luto porque se ha ido, Gilberto I, jugador de esa generación dorada de la Unión Deportiva que logró pelear de tú a tú con los grandes equipos de la Liga y fascinar a toda España.


Gilberto Rodríguez, conocido como Gilberto I para diferenciarlo de su compañero Gilberto González, también fallecido, nació en la isla de Tenerife un 7 de Diciembre de 1941, y con veintiún años dio el salto a la isla de Gran Canaria. Un salto que tiene su historia pues debido a un pacto entre el CD Tenerife y la UD Las Palmas, el jugador tuvo que ser "secuestrado" por los amarillos. En aquella época, si uno de los dos equipos quería a un jugador de la isla vecina debía de comunicárselo al otro para que este diera su permiso. Aunque Las Palmas así lo hizo, el interés del equipo amarillo era tal que mandó a un representante para que encerrara a Gilberto en la habitación de su hotel hasta que saliera el barco y posteriormente, también lo encerró bajo llave en el camarote de uno de los míticos correíllos para llegar a Gran Canaria sin que nadie hablara con él, todo con permiso del jugador. Tal fue el aislamiento del mismo que ni siquiera se enteró de un pequeño incendio que se produjo en barco.


Tras esta aventura, Gilberto debutó con el equipo amarillo el 30 de septiembre de 1962 ante el Jaén con un autentico golazo " de los que hacía tiempo que no se veían" según los medios de la época. Un potente disparo desde treinta metros que entró por la escuadra tras tocar en el larguero. Y es que esa sería precisamente una de las grandes virtudes que encumbró a Gilberto I, su potente cañonazo, algunos dicen que el más potente que se ha visto en el equipo insular.



Gilberto I recibiendo la insignia de oro y brillantes | Foto: www.udlaspalmas.es
Gilberto I recibiendo la insignia de oro y brillantes | Foto: www.udlaspalmas.es

Tras ese gran debut jugó un total de 303, y vivió la autentica época de oro de la Unión Deportiva entre ellos algunos incluso en UEFA tras lograr el subcampeonato.  Sus internadas por la banda y sus potentes disparos fueron una de las señas de identidad de la Unión Deportiva de los años 60. En 2016 se le concedió la insignia de oro y brillantes de la UD junto a algunos de sus compañeros.


Como el resto de ese equipo Gilberto I ocupará siempre un lugar especial en la memoria colectiva de la isla de Gran Canaria.