Ruben Castro podría perderse su propio homenaje

Publicado el
El jugador canario, leyenda en el club de Heliópolis, podría no jugar su partido homenaje entre el Real Betis y Las Palmas por unas molestias musculares, según informan el medio de AS.

Rubén Castro Martín, el máximo goleador en la historia del Real Betis Balompié, fundador del Castrodependencia en Primera y Segunda División y leyenda viva del club, por fin va a tener el homenaje que todo jugador de su nivel e importancia merece.

Un partido que será muy especial, no solo para el propio jugador, sino también para su mujer y sus hijos que celebraban eufóricos la noticia por las redes sociales y para toda la familia de las Trece Barras. Una celebración muy demandada por todos los béticos que tendrá lugar en el momento idóneo para el club. Cuando reina la tranquilidad, el relativo bienestar y su nivel más alto en los últimos años.

Dolencias musculares

Lamentablemente, un parte médico oficial proporcionado por el propio club canario pone en duda la participación de Rubén en su noche. Se indica exactamente que sufre una tendinopatía isquiotibial, una lesión muy común en los deportistas que utilizan mucho la carrera, ya que suelen llevar el músculo isquiotibial (parta trasera del muslo) a un alto nivel de exigencia.

La parte positiva de la noticia es que al exbético se le están haciendo controles médicos y fisioterapéuticos casi a diario, con la intención de subsanar las dolencias lo antes posibles. Es una lesión que en los casos más extremos puede volverse crónica y cuyo remedio más ideal es el reposo. Lo de Rubén no parece llegar a esos niveles ya que el jugador continúa concentrado con sus compañeros en Málaga y realizando trabajos específicos.

Las dolencias surgieron en el calentamiento del primer partido de pretemporada que iba a disputar la U.D Las Palmas, por lo que el delantero no ha podido disputar aún ningún minuto en el inicio de esta nueva temporada de fútbol.

El beticismo reza por que esos dolores musculares desaparezcan antes del miércoles 7 de agosto a las 21:00, ya que el homenaje sin Rubén Castro pisando la hierva del Villamarín sería, sin lugar a dudas, un poco menos homenaje.